Ya que no escribo, hablo Nº 17: Colombia, el país de los contrastes

Hola, como bien aparece en la cabecera de este blog, aquí os podéis encontrar posts de accesibilidad, tecnología o cualquier cosa que se me pase por la cabeza, este es el caso de esta entrada.

En esta ocasión os hablo de mi reciente viaje a Bogotá, que ha sido una gran experiencia que me gustaría recomendar y quiero compartir con vosotros mis vivencias, así como contaros un poco como se vive allí y cual es la situación de las personas con discapacidad.

Para ello y tras un rato en el que os cuento más o menos lo que he hecho por allí, charlo con Sandra, una amiga de Bogotá que hemos conocido allí y que ha hecho de perfecta anfitriona.

Sandra trabaja para la Fundación ONCE para la solidaridad con personas ciegas de América Latina y nos cuenta como es su trabajo y cual es la situación de las personas con discapacidad en Colombia.

Si queréis conocer más información sobre el trabajo podéis ver el vídeo que hay acontinuación.

Uno de los ejemplos del trabajo de la FOAL y de Sandra, y que muestra a las claras los grandes contrastes que se dan en este país, se refleja en la siguiente foto, en la que aparece un indígena de la Guajira colombiana con su vestimenta típica trabajando delante de un ordenador.

Imagen de un indígena de la Guajira colombiana trabajando delante de un ordenador

Por suerte no ha sido todo trabajo y hemos podido disfrutar de algo de turismo, aunque se nos han quedado muchas cosas sin poder ver.

Si alguna vez vas a Bogotá sería imperdonable que no pasaras por el Mercado de las Pulgas de Usaquén, el Chorro de Quevedo, donde dicen que se fundó la ciudad, el Cerro de Monserrate o el Restaurante Andrés carne de res si quieres conocer un restaurante diferente..

En este vídeo puedes ver un poco del interior del restaurante.

Viajar es algo que me encanta, conocer otras culturas, a otras personas, otra gastronomía, otra forma de ver la vida, etc, este viaje a Bogotá ha hecho que aprenda muchas cosas y es una experiencia que nunca se me olvidará, espero poder tener la oportunidad de volver algún día y le recomiendo a todo el que pueda que vaya.

Antes de ir estuve hablando con mucha gente sobre el tema de la seguridad. Por desgracia, la mayoría de cosas que se conocen de Colombia fuera de sus fronteras no son muy buenas, la violencia y la droga han hecho mucho daño. Por supuesto no digo que Bogotá sea la ciudad más segura del mundo y que todo sea de color de rosas, pero si puedo asegurar que si vais con dos dedos de frente y teniendo las precauciones habituales cuando viajáis a una gran ciudad de 8 millones de habitantes, no tiene por que pasaros nada.

Alguna de las recomendaciones que nosotros tuvimos en cuenta son:

  • Cerrar con el hotel un taxi para que nos recogiera en el aeropuerto. Como digo en el podcast, los taxis en Bogotá los hay de varios tipos, pero todos son muy baratos, así que es muy recomendable y cómodo moverse siempre en taxi.
  • Coger siempre lo que ellos denominan taxis seguros.
  • Si queréis visitar el centro, mejor hacerlo de día, si puede ser acompañado por alguien de la zona o contratar una visita turística con algún taxista o algún guía, no son demasiado caras.
  • Precintar tu maleta o usar un candado. A la ida en el aeropuerto de Barajas hay un montón de empresas que te permiten precintar tu maleta con plásticos por unos 7-10 euros incluso con un seguro de rotura. Esto no evitará que la policía abra tu maleta si lo estima oportuno, pero bueno, algo es algo. En mi caso, no la precinté a la vuelta por que no encontré donde hacerlo, cuando llegué a Madrid descubrí que me habían desaparecido algunas cosas que llevaba en el bolsillo de atrás de la maleta, en un primer momento pensé que me las habían robado, pero cuando llegué a casa descubrí que lo que habían hecho había sido abrirme la maleta completamente y además de registrarla me habían pasado lo que había en el bolsillo trasero de la maleta, al interior. Quiero pensar que esto lo hizo la policía, ya que no me faltaba nada, lo que no se es si lo hicieron en Bogotá o en Madrid.
  • Comprar una tarjeta de móvil de una compañía local. Por unos 10 euros pudimos comprar una tarjeta prepago con un giga de datos a consumir creo recordar que en dos semanas y con llamadas, esto nos permitió tener datos disponibles siempre por si nos hacía falta y la posibilidad de tener un teléfono utilizable por si era necesario sin que nos costara una fortuna la llamada.

Como veis, no son recomendaciones demasiado especiales, simplemente tener unas precauciones que yo considero normales cuando vas a un sitio desconocido y a una ciudad con mucha gente.

En un futuro post, publicaré alguna de las fotos que hemos hecho durante el viaje, hay fotos muy bonitas.

Por último quiero agradecer a mi compañero Pablo, que me aguantó durante los 8 días que estuvimos fuera, a Sandra, que ejerció de perfecta anfitriona y consiguió que lo pasáramos muy bien, a Juanjo Montiel, que me ha permitido utilizar el reproductor de Youtube accesible presente en esta entrada y a Cain Santamaría, que lo ha puesto bonito.

Espero que os guste el podcast y espero vuestros comentarios y sugerencias.

Escucha el audio

Play

¡Compártelo!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    To create code blocks or other preformatted text, indent by four spaces:

        This will be displayed in a monospaced font. The first four 
        spaces will be stripped off, but all other whitespace
        will be preserved.
        
        Markdown is turned off in code blocks:
         [This is not a link](http://example.com)
    

    To create not a block, but an inline code span, use backticks:

    Here is some inline `code`.

    For more help see http://daringfireball.net/projects/markdown/syntax

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.